LA VIVIENDA COMO POLÍTICA DE PROGRAMA
Gobierno nacional se niega a respaldar propuesta del Fondo Nacional de Vivienda
Equipo Comunicación FUCVAM
Foto: Gustavo Castagnello

Al colocar como argumento que en el programa de gobierno, “Compromiso para mi país” se establece evitar aumentar impuestos, la cúpula del ministerio de Vivienda, se negó a apoyar propuesta de un verdadero Fondo Nacional de Vivienda. 

 

Aumentar el presupuesto del Fondo Nacional de Vivienda (FNV) y alimentarlo de manera permanente, es un concepto que recolecta amplios consensos políticos. Pero la solución de colocar una sobretasa de 0.25 puntos al impuesto de patrimonio para destinarlo de manera directa al Fondo, genera reticencias en la cúpula del Ministerio de Vivienda. 

Tras comparecer ante la Comisión de Vivienda del Senado, tanto el ministro de Vivienda, Raúl Lozano, como el subsecretario, Tabaré Hackenbruch, negaron la posibilidad de aumentar impuestos, ya que esto iba en contra del programa de gobierno “Compromiso por mi país”. 

“Todos sabemos que hay una postura política definida ya por este Gobierno nacional en el documento Compromiso por el país en el sentido de no crear nuevos impuestos ni tampoco aumentar los existentes. Por lo tanto, no tengo más que ceñirme a esa promesa”, afirmó Lozano.

Si bien el propio ministro de Vivienda, Raúl Lozano, reconoció que en vivienda “las necesidades son ilimitadas y los recursos son siempre escasos” el aumento impositivo no es parte del menú del gobierno. 

Por su parte, el viceministro, Hackenbruch, planteó la posibilidad de “redireccionar” recursos, sin que esto implique un aumento impositivo y así seguir la línea política del gobierno como la posibilidad de aumentar recursos para vivienda. 

“Si hay posibilidades de hacer algún tipo de redireccionamiento, durante un tiempo, de impuestos que ya existen, que quizás no están siendo utilizados o se pueden usar de otra manera, desde este ministerio lo veríamos mejor que el aumento de impuestos”, propuso el viceministro de Vivienda.

Los recursos “siempre” escasos: la vivienda como política estatal

Presente durante los descargos realizados por la cúpula ministerial, el senador frenteamplista, Óscar Andrade, defendió el financiamiento del FNV con el aumento al impuesto de patrimonio. 

“El impuesto al patrimonio es algo que, en su inmensa mayoría, lo pagan personas jurídicas”, argumentó el senador frenteamplista para luego aclarar que se refería a entidades que “tienen una tributación de IRAE alta; no es cualquier empresa mediana o pequeña”. 

Por otro lado, Andrade sostuvo que, si bien la política habitacional podría lograrse “con más deuda” o “instrumentos financieros a mediano plazo”, apuntaba a una “política de Estado”. 

“Creemos que hay que pensarlo como política de Estado; es una mirada sobre cómo logramos que un problema estructural, que es de amplio consenso y de muy difícil resolución, tenga recursos potentes para que sea una política de Estado que trascienda, administraciones”, indicó. 

Con la visión de la vivienda como política de Estado y con recursos que asciendan en 150 millones de dólares, Andrade aseguró que Uruguay podría enfrentar a varias problemáticas actuales como el “déficit habitacional” y la “segregación territorial”, afectando apenas al 2 por ciento de la población. 

“Pensamos que la propuesta no apunta siquiera al 10 % de la población con más ingresos en el Uruguay, sino que afecta apenas a un 2 %; o sea que estamos tocando a quien tiene una espalda contributiva y estamos dispuestos a dialogarlo”, interpeló el senador para luego aclarar que a la política pública de vivienda se le agregarían “entre 140 y 150 millones de dólares anuales”. 

El punto para el senador frenteamplista sería acelerar la concreción de una política de Estado, en la que si hay un “acuerdo político” de priorizar, “nadie criticaría la creación de un nuevo impuesto si se parte de esa base”. 

Con intención de responder alguna de las puntualizaciones realizadas por el senador, el ministro Lozano sostuvo que en la cartera “eran conscientes de las necesidades” y que se tenía en conocimiento que “las necesidades son ilimitadas y los recursos siempre son escasos”.